La Levedad

Catherine Meurisse

[Impedimenta]

El 7 de enero de 2015 Catherine Meurisse (8 de febrero de 1980, Niort, Francia), tras una ruptura sentimental seguida de una mala noche,  no despertó a tiempo y llegó tarde  a la reunión editorial de la revista ‘Charlie Hebdo’. El azar convirtió a Meurisse, la primera dibujante mujer que pasó a formar parte de la revista, en una de las supervivientes del atentado reivindicado por el Estado Islámico contra el semanario satírico francés. Refugiada en las inmediaciones de la sede, oyó los disparos que acabaron con la vida de 12 personas.

Meurisse, en cambio, crea un relato duro, pero sobre todo sincero y sin pretensiones

Sobrevivir a un atentado y perder a parte de su familia artística dejó enormes secuelas. Y en La levedad Meurisse nos relata, a sugerencia de su terapeuta, su caída en el abismo y su recuperación. Tras sufrir un shock que le provocó una disociación (un recurso de defensa del cerebro, una especie de anestesia emocional que se tradujo en lagunas de memoria y una total incapacidad para dibujar) la autora intentó primero buscar en la literatura y el arte un refugio, después una catarsis para exorcizar el dolor. Eso es lo que nos cuenta en esta obra, que acaba siendo un enorme elogio a la belleza y su capacidad sanadora. El gran logro de ‘La levedad’ es conseguir relatar este viaje interior sin ampulosidad o dramatismo excesivo. Hubiera sido muy fácil apelar a la empatía de los lectores ahondando en  el dolor. Meurisse, en cambio, crea un relato duro, pero sobre todo sincero y sin pretensiones donde expone la sensación de vació y de pérdida. Su dibujo, sencillo y de trazo fino, transmite perfectamente su fragilidad tras la rotura. Y el uso del color, en su mayoría de páginas tenue y mínimo, que va aumentando gradualmente, nos acompaña hacia su la recuperación vital.

Estamos ante un relato sensible, que no sensiblero, capaz de conseguir intercalar breves notas de humor dentro del drama sin que chirríe, provocando  en algunos momentos una leve sonrisa en el lector . Siempre hay sitio para el humor. No podemos dejar que nos quiten la capacidad de reír y reírnos de cualquier cosa. No se me ocurre  mejor homenaje posible a las víctimas  del atentado contra ‘Charlie Hebdo’.