Los 13 mejores cómics internacionales de 2018

7. Pantera

Brecht Evens

No es casualidad que el libro de Brecht Evens se nos presente en lo referente a sus dimensiones y formato precisamente como un álbum infantil ilustrado, mostrándose (otra vez) como lo que no es. Puede que de ese modo logre que el lector deje de lado cualquier prejuicio y baje sus defensas ante lo que entiende será una distracción inocente. Pero nada más lejos de la realidad. Este desconcertante relato sobre las apariencias tiene además consecuencias palpables. Tras su lectura lo que queda es un poso amargo, deja algo -a falta de encontrar una palabra más adecuada- en la boca del estómago que impide que se olvide con facilidad. Y deja también muchos más interrogantes que certezas. Como si fuera un huevo Kinder, Pantera esconde una sorpresa tras su apariencia colorista y brillante. La diferencia radica en que mientras los consumidores de ese dulce de chocolate esperan con ansia su contenido, los lectores del último trabajo de Evens no sabemos muy bien a qué atenernos y nos da miedo pensarlo.

Leer toda la reseña

6. Berlín libro 3. Ciudad de luz

Jason Lutes

La publicación de la tercera y última entrega de Berlín, la (de momento) obra magna de Jason Lutes, es una de las mejores noticias dentro del panorama del cómic en 2018. Con ella se cierra un ambicioso cómic-río que ha conseguido con creces el objetivo que se marcaba desde el principio: recrear el panorama social y político de la capital alemana en los difíciles días de la República de Weimar, amenazada desde su mismo nacimiento. Y lo hace apoyado como es lógico en una cuidadosa documentación, pero también -y esa es, tal vez, su mayor virtud- en una enorme capacidad para crear personajes anónimos que bordan sus papeles y dotan de verosimilitud a la obra.

5. Martha y Alan

Emmanuel Guibert

Hay varios momentos de este libro en el que el lector acaba deslumbrado por la belleza y la magnitud de las imágenes, la magdalena proustiana del soldado Alan que ha configurado Guibert está hecha a base de pellizcos paísajisticos, estampas que son casi instantáneas de la cotidianidad americana en la costa oeste de los años 30. Capaces de transmitir la atmósfera, el sentido y la sensibilidad. Aunque el más espectacular de ellos no destaque precisamente por la vistosidad gráfica pero si por el fogonazo que provoca y por su potencia visual; la imagen de una ventana con la que se cierra uno de los capítulos es quizás uno de los puntales del libro por la cantidad de emociones y sentimientos que puede sugerir al lector. Es una imagen que nos traslada directamente a la mirada de su protagonista y que por lo tanto tiene la capacidad y el poder de hacernos prácticamente sentir lo mismo que él.

Leer toda la reseña

©2019 13millonesdenaves | Revista sobre cómics - 13millonesdenaves[at]gmail.com

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!