Los 13 mejores cómics nacionales de 2018

4. The Black Holes

Borja González

No es difícil aventurar que por lo atractivo de su propuesta The Black Holes acabará muy probablemente en muchas listas de lo mejor del año dentro de unos meses. Este es definitivamente el “aquí estoy yo” de un autor que demuestra una voz propia y un estilo singular. Para aquellos que se sientan a gusto en su mundo, pueden rescatar su obra anterior, La Reina Orquídea (El Verano del Cohete 2016), además de su Menneval, un pequeño cómic de 20 páginas que acaba de editar Spiderland/Snake, mientras esperamos con ganas su próxima obra larga.

The Black Holes es una apuesta sugerente y atrevida que destila belleza en cada página. Una obra que invita a reflexionar sobre la nostalgia, el acto de crear y las herencias entre pasado y presente. Un agujero negro al que realmente vale la pena asomarse.

Leer toda la reseña

3. Pulse enter para continuar

Ana Galvañ

No se puede entender Pulse Enter para continuar como la primera obra larga de Galvañ, que se mantiene fiel a las distancias cortas. Estas cinco historietas breves, la mayoría de ellas realizadas ex profeso (solo la primera ya había sido publicada dentro de la antología Hoodoo Voodoo), están unidas por una madeja de hilos conductores, pero manteniendo cada una de ellas una fuerte personalidad propia e identificable. Las une un aroma común, melancólico, triste y desesperanzador, y las distancia la particularidad del tema a partir del cual se moldean aparentemente libres, espontáneas.

Para aquellos que todavía no estén familiarizados con los trabajos anteriores de Galvañ (entre los que podríamos destacar Trabajo de clase o sus colaboraciones para Teen Wolf o Voltio), este tebeo es la toma de contacto perfecta con su particular micro-cosmos, un entorno alejado de los paisajes acogedores y cómodos.

Leer toda la reseña

2. Rey carbón

Max

Rey Carbón és una de aquellas obras que nunca se acaban. Después de más de 40 años de carrera, sin olvidar en ningún momento de dónde viene -dedica el libro a Roger Subirachs, compañero de oficio desde los tiempos del Rrollo, que murió en el 2017- Max mantiene intacto el espíritu innovador, las ganas de encontrar nuevos caminos, de dar con el tuétano de aquello que conocemos como historieta. Ya no necesita apenas texto, el dibujo es su lenguaje, todo cuanto necesita para explicarse, para adaptar un texto de Plinio el Viejo sobre el origen de la pintura (la historieta) y dar lugar a una obra narrativa que dialoga de tú a tú con clasicismo y vanguardia, la experimentación y lo académico. El gigante blanco, su contraparte negra y escuálida, la urraca que acompanya la última etapa del barcelonés, los hilos y los contornos, las cuevas y otras paredes, las humaredas tramadas que salen de la pipa y los grabados mecanicistas; todo un recorrido por la historia de un arte, el del dibujo (el de la historieta) que aún tiene mucho que aportar. Sobre todo en manos de orfebres que mantienen intacta la curiosidad del neófito. Como acostumbra, Max invita a rebuscar en su blog nuevos caminos, pistas e inspiraciones que complementan aún más la lectura.

©2019 13millonesdenaves | Revista sobre cómics - 13millonesdenaves[at]gmail.com

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!