Chris Ware, habitual portadista del New Yorker, participa en un interesante experimento: un especie de fotonovela «animada» que justamente tiene como punto de arranque la ilustración de la portada de esta semana.

 
Más información en la web de The New Yorker