Los 13 mejores cómics nacionales de 2019

Se nota que Brocal ha disfrutado dibujando este viaje al inframundo lleno de acción, un tomo de gran formato con más de 300 páginas. Una obra de lectura gozosa por el derroche de originalidad gráfica a la que nos tiene habituados Brocal: simetrías, diagramas y otras filigranas compositivas, marca de la casa. Maravilloso cómic. [Leer toda la reseña]

Núria Tamarit se las ingenia para librarse de lo ya visto y factura un cómic con una aproximación al tema muy particular, con un estilo y una voz propios que nos invitan a no despegarnos del tomo. Por el camino nos llevaremos algunas reflexiones que tal vez todos debamos hacernos sobre nuestra manera de ver las cosas y nuestro papel como habitantes del mundo. [Leer Toda la reseña]

La mayoría de los acercamientos del cómic al Jazz siempre se han resentido de una carga excesiva de tópicos o lugares comunes alejándose de la experiencia emocional de los intérpretes de esta música.
El mérito de Miles en París reside justamente en apostar por el enfoque personal, la experiencia en primera persona del titánico Miles Davis, para elaborar un excelente retrato de toda una época.

Los tebeos de Marcos Prior son siempre un reto para el lector, en La noche polar el lector deberá seguir las referencias a través de los diferentes saltos temporales que presenta el autor en este gran homenaje al género negro.
Un auténtico goce con tantas lecturas como las múltiples capas que encierra este curioso artefacto narrativo.

Coger una pequeña historia, una nota al margen de lo que supuso el fin del Apartheid en Sudáfrica, y convertirla en una historia que explica mucho más:. Esa es la enorme proeza narrativa que el tándem Carlin-Malet consigue en este poderoso alegato a la vía dialogo como única vía razonable para la resolución de conflictos.

Todo un desafío, repasar la biografía de Mies van der Rohe en el año del centenario de su nacimiento. Un reto que Agustín Ferrer Casas supera con creces con un tebeo riguroso, que retrata la personalidad del arquitecto, su lado menos conocido y polémico. La gran calidad del dibujo y color del autor se ponen aquí, más que nunca, de manifiesto las fastuosos recreaciones gráficas son una maravilla

“¡Socorro!” es por todo ello un festín, en el que juega un papel nada menor el juego con el lector. A través de estas criaturas de fábula nos cuesta no entrever el alma de la propia Roberta. O vivencias reales de la autora, como cuando lanza un guiño inequívoco a su participación en el programa de La 2 “Página 2” que le sirve para realizar una graciosísima caricatura ¿personal? [Leer toda la reseña]

Ocultos es uno de los cómics más especiales que he leído nunca. Cada página me ha resultado completamente fascinante, como echar un vistazo a un mundo en el que la realidad es un poco más mágica que en este. Un imprescindible para cualquier fan del misterio o el new weird hecho un tebeo absolutamente precioso.

Tebeo de puro espectáculo, en cinemascope, el dibujo de Guarnido es para perderse horas y horas, para la continuación de un clásico de la literatura del siglo de oro como es el Buscón de Francisco de Quevedo. Traído a nuestros tiempos, la aventura se convierte en un buen golpe de pícaro que nada tiene que envidiar a las películas de género, y con una ambientación histórica fastuosa.

A nivel narrativo Travé ha conseguido dar en el clavo, encontrando un vocabulario, unos nombres y unas expresiones que dan a los personajes una personalidad muy real. La caracterización de los personajes es extraordinaria, cada personaje habla con una voz propia que le define al instante.

Riera recupera a su protagonista Intisar -esta vez acompañado con el fabuloso dibujo de Sagar- para elaborar un fantástico reflejo de la tan alejeada (del foco mediático) realidad del Yemen pero que tan bien conoce el autor.
Contar con la privilegiada voz de alguién que vivió en primera persona las sacudidas de la primavera árabe es una auténtico lujo, sobre todo cuando el enfoque mezcla humor y dosis de realidad con tan buen tino. La primera entrega de las “peripecias” de Insitar ya le valió a Riera el aplauso del público y la crítica en Francia. No deberíamos dejar pasar inadvertido un trabajo de la calidad (narrativa y gráfica) que encierra este tebeo.

Una historia donde parecen confluir lo cotidiano turbio de David Lynch en Terciopelo azul, citas a la literatura rusa y el ánimo satírico de Matt Groening con el espíritu conspiranóico de “Cuarto Milenio”. Pero las pistas son solo eso, porque La sangre extraña es, sobre todo, una prueba más de la personalidad de su autor.
Ciento quince páginas sin capítulos explícitos, una narración fluvial, torrencial pero perfectamente encauzada. [Leer toda la reseña]

Nueva ventana al particular universo de David Sánchez en un tebeo lleno de naturalismo místico, que como de costumbre juega con la percepción del lector. A través de esa línea -clara- de precisión milimétrica sobre temas como la teología o la cosmogonía (¡casi nada!). Sánchez se desprende de todas las etiquetas y referencias resobadas que le atribuíamos en sus primeros trabajos para ratificar una voz propia y potentísima.

A %d blogueros les gusta esto: