Veinte años después

18/02/2019

Sucedió 20 años atrás, en febrero de 1999, en el número 210 de The Comics Journal. En esos meses, a pocos meses del cambio de siglo y milenio, se publicaron multitud de listas y miradas que repasaban cine, música, literatura y cómic. Ese número con portada de Seth anunciaba los 100 mejores cómics de la centuria. El especial que ocupaba gran parte del número empezaba con una seria advertencia: “todo el mundo nos dice que esto es una mala idea”. Insistían en que aquello era su lista, el catálogo que había confeccionado la redacción de la revista a partir de la votación de varios miembros del equipo -redactores, colaboradores o editores-, pero al mismo tiempo no rehuían el desafío de sentar cátedra entre especialistas y lectores.

Renunciaban a listar títulos que no fueran de lengua inglesa y publicados en Norteamérica. ¿A qué colaboradores se encargó este listado de cien títulos? A Bart Beaty, Robert Boyd, R.C. Harvey, Ray Mescallado. También participaron el que era director editorial de la revista en esa época, Tom Spurgeon, así como los capitostes de Fantagraphics: Gary Groth y Kim Thompson. A Robert Fiore también se lo propuso Spurgeon, pero rechazó participar al parecerle antitético al espíritu riguroso y crítico de la revista, como admitiría tres números después, en una carta publicada en la sección de correo de la cabecera.

John Ronan, Eric Reynolds, Chris Jacobs y Tom Spurgeon en 1996. Foto: Fantagraphics.

 

Tom Spurgeon finalizó su etapa al frente de la revista en el número siguiente, el 211, tras casi cinco años en el cargo. La lista levantó ampollas por títulos que quedaron fuera y porque los hermanos Hernández ocuparon varios puestos. La elección mezclaba sabiamente historietas cortas, como Master Race de Al Feldstein y Bernard Krigstein, viñetas periodísticas como las de Pat Oliphant, ilustradores como Saul Steinberg, tiras de prensa o etapas completas como la de Kirby y Lee al frente de los 4 Fantásticos o el Plastic Man de Jack Cole.

El top 5 de la lista lo formaban: Krazy Kat, Peanuts, Pogo, Maus, Little Nemo in Slumberland, clásicos impepinables. La lista la cerraban Los Tejanos de Jack Jackson, Dirty Plotte de Julie Doucet, la historieta The Hannah Story de Carol Tyler, Barney Google de Billy DeBeck, The Bungle Family de Harry Tuthill y el Príncipe Valiente de Hal Foster.

En el mismo número, Mescallado se encargó de redactar un particular top veinte de cómics mainstream. Si alguien tiene curiosidad por saber cual era esa lista, ahí va, del último al primer puesto: Sandman, Plastic Man de Jack Cole, la Cosa del Pantano de Alan Moore, el número 34 de la Doom Patrol de Grant Morrison, los cómics bélicos de la EC, el cuarto mundo de Kirby, V de Vendetta, la maxiserie Bill & Ted’s Excellent Comic Book de Evan Dorkin para Marvel, Stormwatch de Warren Ellis, Time² de Howard Chaykin, Astro City, vida en la gran ciudad, el regreso del señor de la noche, Superman 149, el Mad de Harvey Kurztman, Transmetropolitan, del 16 al 19 de Grendel de Matt Wagner, la juventud del tío Gilito de Don Rosa, The Spirit, Los 4 fantásticos de Lee y Kirby y el tío Gilito de Carl Barks.

Seth, Julie Doucet, Jim Woodring, Robert Crumb o los hermanos Hernández, entre otros, también publicaron sus elegidos en ese mismo número. Un festín de listas y futuros reproches.

En el número 213, la sección de correo demostraba el impacto que tuvo la lista entre los lectores de la revista. Los siete participantes en la elección de los títulos se explicaban holgadamente a lo largo de cuatro páginas. Kim Thompson admitía que si tuviera que volver a hacerlo, reduciría todos los puestos ocupados por los hermanos Hernández a dos, uno para el Palomar de Beto y otro para Locas de Jaime, y Cerebus de Dave Sim ocuparía uno de las tres vacantes que dejarían los artífices de Love & Rockets.

Los 100 titulos pueden consultarse en este enlace y han conformado un canon incompleto, al que cabría sumar autores europeos, japoneses y latinoamericanos, entre otros. Desde una perspectiva de género la lista también merece ser revisada. ¿Será posible asumir tal reto?

Os dejamos un escaneado de la página de la revista en la que aparecen los 100 títulos elegidos: