Entrevista a Noah Van Sciver

Por Marc Charles

El 22 de marzo llega a las librerías Saint Cole (La Cúpula), la primera obra publicada en nuestro país de Noah Van Sciver (New Jersey, 1984), autor que tiene maravillados, con motivo, a popes del underground como Robert Crumb, Daniel Clowes y Chester Brown. Saint Cole narra cuatro días de la vida de Joe, un joven de 28 años con pareja e hijo, que se gana la vida doblando turnos en una pizzería de mala muerte, y al que una visita imprevista e indeseadamente larga de su suegra le empuja a una carrera suicida de ira y alcohol. Una historia de supervivencia que describe a toda una generación que se sabe apartada de por vida del bienestar material. Hace poco menos de un año ya recomendé en esta misma página 10 historietas del autor de New Jersey. Aprovechando la publicación de esta novela gráfica, que le valió dos nominaciones a los premios Ignatz de 2015 en las categorías de Mejor Artista y Mejor Novela Gráfica, Van Sciver (pronuncien Sky-ver) tuvo la amabilidad y la paciencia de contestar este cuestionario vía web durante la primera semana de marzo.

Este mes aparece en nuestro país tu primer libro, Saint Cole. Han pasado ya tres años desde su publicación en Estados Unidos. ¿Te sientes muy lejos, emocionalmente hablando, del libro?

Es un libro que me gusta mucho, pero que no he vuelto a hojear hace tiempo. Estoy seguro de que hay algo en él, que aún resuena en mi.

Saint Cole es una de tus historias de ficción y le encuentro similitudes con otra de tus historietas, 1999. ¿Hay elementos autobiográficos en lo que narran?

De hecho, en 1999 no hay elementos autobiográficos. Esa historia surgió por una necesidad de escribir una obra de ficción de empaque, después de pasarme los años previos dibujando The Hypo, un libro sobre Abraham Lincoln que consumió mi vida. Saint Cole es una historia basada en mi miedo a tener que trabajar en un restaurante, malvivir el resto de mi vida y la ansiedad que ello supondría. De todos modos, todo lo que sucede en el libro es pura ficción.

Saint Cole es una historia basada en mi miedo a malvivir el resto de mi vida

Saint Cole habla de una generación, la actual, que vive siempre en el filo de la pobreza y en crisis. ¿Te sientes parte de esta generación?

Sí, soy parte de esta generación. No tengo la vida asegurada, así que no me queda otro remedio que trabajar hasta morir, como le sucede a mucha gente que conozco. Crecí en un entorno pobre y sigo ahí. Todo esto es de lo que trata ,para mi, este libro.

Eres un artista inagotable. En 2015, cuando salió Saint Cole, también se publicó My Hot Date, que ganó el premio Ignatz a la mejor historia, y Fante Bukowski, aparte de otros mini-cómics y colaboraciones. ¿No puedes bajar el ritmo?

Le doy muchas vueltas al tema. Sé que soy prolífico, pero se debe a que tengo muchas ideas y una imperiosa necesidad de dibujarlas así que no me queda otra que seguir adelante. No puedo sentirme mal por ello. No me gustaría frenar. Cada cosa nueva que dibujo o escribo me parece mejor y más interesante que la anterior. Soy artista y necesito seguir creando.

Homenaje a Moby Dick en la portada del número 10 de Blammo

¿Actualmente en qué proyectos trabajas al mismo tiempo?

Acabo de terminar el nuevo número de Blammo (el 10), y ahora puedo concentrarme únicamente en el final de Fante Bukowski (la tercera parte que cierra la trilogía) que me gustaría tener acabado para el verano. Otras obras que  verán la luz en breve son la edición en papel de One Dirty Three, una recopilación de mis cuadernos de dibujo y una biografía del líder del Partido Socialista estadounidense, Eugene V. Debs.

Respecto a la historieta autobiográfica 133 (One Dirty Three), que publicaste a través de tu cuenta en Patreon, en un principio no tenías prevista compilarla en libro. ¿Qué te hizo cambiar de idea y qué editorial la publicará en papel?

Es verdad que no quería recopilarla y aún no lo tengo muy claro. Es una historia personal sobre la tradición mormona en mi familia, el crecer en un entorno de miseria y una relación de pareja fallida. Fundamentalmente, es un relato en el que exorcizo mucho dolor acumulado.

Mi amigo Igort me pidió si tenía alguna historia que pudiera editar con su nueva Oblomov Edizioni y acepté que publicara una versión revisada de lo que subí en mi cuenta en Patreon. No es un mal libro; como ya he dicho, es una historia muy personal y eso me cohíbe. De todos modos, después de aceptar su publicación en Italia, supuse que podría salir también en inglés, y así, Uncivilized Books la publicará en algún momento del año. Quizás en otoño.

¿Sientes que ya has encontrado tu propia voz, estilísticamente hablando? ¿crees que tu dibujo aún puede evolucionar o cambiar?

No sé si he encontrado mi voz o estilo. Puede que eso no me corresponda a mi decirlo. Como dibujante sigo creciendo año tras año. Sólo tengo que mirar lo que hice el año pasado y comparar con lo que acabo de dibujar para tener prueba de ello. Empecé desde abajo en lo que respecta al dibujo. No soy un artista con un talento natural y tengo que labrarme el camino.

¿Cómo empezaste a hacer cómics?

Vi el documental Crumb (Terry Zwigoff, 1994) y me inspiró a dibujar cómics que no fueran de superhéroes.

(El documental de Crumb es uno de los elementos clave que Van Sciver cita repetidamente en las entrevistas. También comenta en otras conversaciones que, el hecho de que su hermano mayor, Ethan, se ganara la vida dibujando para Marvel y DC, fue otro de los motivos que lo empujaron a probar suerte con la historieta).

 

Fante Bukowski

 

¿Cómo es un día de trabajo? ¿Tienes un estudio bonito y acogedor como Chris Ware o Daniel Clowes?

No, no tengo un estudio. Vivo en un piso pequeño y tengo una mesa de dibujo en el dormitorio. Muchas veces cojo mis utensilios de dibujo y me voy a trabajar a alguna cafetería. Mi rutina consiste en levantarme temprano y dibujar, salir por ahí con mi pareja a volver dibujar un poco más tarde.

¿Cómo construyes las historias? ¿Escribes primero el argumento de la historia? ¿Partes de una escena? ¿Tienes el guión terminado antes de empezar a dibujar? Tengo la impresión de que historietas cortas como The Lizard Laughed o Little Bomber’s Summer Period tienen un trabajo de guión más trabajado antes de la fase de dibujo que otros títulos como Fante Bukowski, por ejemplo. 

Nunca he escrito un guión. Sólo tengo un esquema básico de la historia en mi cabeza con varios argumentos, que luego empalmo. Así es como escribo todas mis historietas, incluso Fante Bukowski. Con Fante Bukowski, sabía de antemano qué aspectos de la escena artística quería satirizar y me aseguré de meterlos en la historia. Por ejemplo, quería burlarme de los expositores de los festivales de autoedición y sabía que en algún momento mis personajes tendrían que pasar por ahí.  

Respecto al color: en historietas como The Death of Elijah Lovejoy, el color adquiere una dimensión emocional que potencia el dramatismo. ¿es el color un aspecto clave en tus cómics?  

Sí, el color puede ser una herramienta emocionalmente muy útil y disfruto usándolo. Sin embargo, aún estoy aprendiendo a utilizarlo.  

¿Usas el ordenador para colorear?

Uso de todo, acuarelas, tintas y lápices de colores; y luego coloreo los fondos y el resto con el ordenador.

Tus historias de personajes históricos son muy meticulosas. ¿Cómo eliges a los protagonistas y cuál es el método de trabajo?

Si te soy sincero, es bastante sencillo y quizás sonará soso, pero si leo algo que me interesa suelo trabajar con ese material para adaptarlo. Dibujé mi primera novela gráfica, The Hypo, después de leer un artículo sobre la depresión de Abraham Lincoln y el duelo frustrado en el que se vio involucrado. Mi intención era hacer una historieta para publicarla en Blammo, pero se convirtió en una historia más larga y, antes de que me diera cuenta, ya tenía mi primer libro.    

¿Cómo fue trabajar con Paul Buhle en el libro dedicado a Johnny Appleseed? ¿Fue la primera vez que trabajabas con un guionista, no?  

Sí, lo fue. La verdad es que fue bastante sencillo. Paul es muy poco entrometido. Me envió el guión al terminar Saint Cole, justo cuando necesitaba un descanso con el proceso de escritura y dedicarme tan sólo al dibujo, así que en ese momento me vino como anillo al dedo. A finales de 2017, hemos terminado nuestra segunda colaboración, la biografía sobre Eugene V. Debs. Paul es un gran tipo y para mi es muy instructivo trabajar con él.

Página de Blind Justice #2 con lápices de Noah Van Sciver y entintado de Al Milgrom

Has trabajado al estilo mainstream en el último proyecto de Josh Bayer para Fantagraphics, All Time Comics. ¿Cómo ha sido la experiencia de Blind Justice #2? ¿Repetirás? ¿Se te hace raro ver tus lápices entintados por Al Milgrom?

Se me ha hecho muy raro, pero no me opondría a trabajar de nuevo en un proyecto similar. Soy un dibujante en activo y este cómic me lo han pagado bien.

Historias como One Dirty Three y My Hot Date, a pesar de su hilaridad, relatan períodos oscuros de tu vida, ¿Te ha ayudado el hecho de hacer historietas superar estos momentos?

Definitivamente, sí. Dibujar me ha salvado la vida de muchas maneras. No tenía muchas esperanzas en la vida. Incluso de adulto ha habido momentos en los que lo único que tenía era el dibujar mis historietas. Ha sido una vía de escape cuando lo he necesitado.

Dibujar me ha salvado la vida de muchas maneras. No tenía muchas esperanzas en la vida.

Tu personaje Fante Bukowski es el más humorístico que has creado hasta el momento y ahora mismo estás dibujando el tercer volumen. ¿Seguirás con él durante mucho tiempo? ¿Es Fante Bukowski una metáfora de la figura del dibujante alternativo fracasado?

En el tercer libro concluirá la historia de Fante Bukowski. Empecé a dibujar al personaje medio en broma para burlarme del tipo de gente que conocía cuando estaba más metido en el mundillo de los fanzines. Inevitablemente, cuando fuera que estuviera vendiendo mis grapas, tenía al lado a un escritor novato, normalmente ignorante, como yo mismo en esa época, de su falta de talento. Me identifico con esa inconsciencia y puede ser importante no saber que eres un inepto. Una exagerada seguridad en uno mismo, te permite seguir adelante cuando empiezas.

Johnny Appleseed

 

Una exagerada seguridad en uno mismo, te permite seguir adelante cuando empiezas

El número 9 de Blammo, uno de los cómics del 2016, conjurabas todos tus estilos, pero se te notaba más cómodo cuando dibujabas ficción con ribetes autobiográficos. En ese número te usabas como personaje y apareces de nuevo en el segundo y tercer volumen de Fante Bukowski, así como en la historieta publicada en el primer número de Now.

Sí, en 2016 di con la manera de usarme como personaje en mis historietas. Durante mi estancia en el Center For Cartoon Studies hice varias historietas más introspectivas que son las que te refieres en la pregunta. En el nuevo Blammo sigo usando el personaje de Noah en algunas historias, pero no creo que siga usándolo. Ya me estoy cansando de la ficción en tono autobiográfico.

¿Cómo fue la estancia en el Center of Cartoon Studies de James Sturm y Stephen Bissette?

Fue un período importante. Recomiendo a cualquier aspirante a historietista que considere seriamente inscribirse en la escuela. Stephen es un maestro y me mostró a muchos dibujantes y cineastas que se han convertido en importantes fuentes de inspiración.

John Porcellino es el Yoda de los cómics alternativos


Siendo un historietista muy arraigado en la escena independiente, ¿cuáles son los artistas que más te influyen o te han influido?

Joseph Remnant es uno de los mejores dibujantes contemporáneos estadounidenses y uno de mis mejores amigos y por fin ha visto publicada en Fantagraphics su primera novela gráfica, Cartoon Clouds. Espero que encuentre un editor en lengua castellana. Leslie Stein siempre es inspiradora y su trabajo es muy elegante. John Porcellino es el Yoda de los cómics alternativos. Jean-Christophe Menu, Igort… ¡La lista es demasiado larga!

Un cielo impresionista en una de las páginas de la edición italiana de One Dirty Three

¿Por qué cerraste la cuenta en Patreon?

En pocas palabras, me incomodaba tomar el dinero de la gente a cambio de nada. Después de serializar un par de novelas gráficas en mi Patreon, vi que no tenía nada más para subir y que era el momento de matarlo.

Hace dos años que dejaste Denver por los precios de los alquileres y te mudaste a Columbus, Ohio. En esta ciudad se encuentra la Billy Ireland Cartoon Library y se celebra el Cartoon Crossroads Columbus (CXC), en cuya dirección se encuentra Tom Spurgeon. Hay una buena comunidad comiquera en la ciudad, parece.

Tengo un pequeño grupo de amigos aquí en Columbus. La Billy Ireland Cartoon Library es un filón de oro de historia de los cómics y tengo la suerte de poder pasar mucho tiempo allí. La convención (CXC) es genial y, sí, el alquiler es mucho más barato que en Denver. Echo de menos mi hogar en Colorado, eso siempre estará ahí. Pero las cosas cambian y el dinero manda.